¿Qué es la pérdida de audición?

Muchas son las personas que padecen pérdida de audición. No en vano, es un síntoma propio del proceso de envejecimiento. Del ir cumpliendo años. Por tanto, si usted padece pérdida de audición, no le estamos llamando mayor, sencillamente que no es el único que lo padece, porque esta nos llega a todos gradualmente con la edad.

Algunos datos al respecto nos ayudarán a calibrar la dimensión del problema. Se estima que alrededor del 10% de la población mundial sufre pérdida de audición y, en particular, en España hay más 3 millones de personas que padecen algún tipo de trastorno auditivo que puede ser debido a diversas causas.

Hay que tener en cuenta que como la pérdida de audición suele empeorar de forma progresiva, muy despacio, muchos nos somos conscientes del deterioro hasta que los efectos son más que evidentes, lo que va en detrimento de nuestra calidad de vida. Una calidad de vida que la mayoría de las personas con una pérdida de audición leve, moderada e incluso severa o profunda recupera en gran medida con los audífonos.

 

LA CAUSA COMÚN DE PÉRDIDA DE AUDICIÓN

Oír bien depende básicamente de unas diminutas células llamadas ciliadas, las cuales se encuentran en la cóclea, esto es, en el oído interno. Hay dos tipos de células ciliadas: las exteriores y las interiores. Las primeras ayudan no sólo a amplificar los sonidos suaves, sino a separarlos también. La función de las segundas es transmitir estos sonidos al nervio mediante impulsos eléctricos que se envían al cerebro donde se procesaran y, en consecuencia, se escucharan.

Las personas con pérdidas de audición de leve a moderada suelen tener normalmente dañadas las células ciliadas exteriores, lo que les impide escuchar con nitidez conversaciones en tono bajo, como las voces de las mujeres o la de los niños. De igual modo, también les resulta difícil oír bien en ambientes ruidosos.

Por el contrario, la pérdida de audición profunda o severa, se produce cuando el daño se extiende a ambos grupos celulares, lo que afecta tanto a la escucha de sonidos suaves como a los altos, debido a la distorsión provocada en unas células internas que en cierto modo filtran la calidad del sonido que llega al cerebro. Un comentario muy extendido entre las personas que sufren una pérdida de audición profunda o severa es que gracias a los audífonos los sonidos son más fáciles de oír, aunque no siempre más fáciles de comprender.

 

DÉ UN PRIMER PASO PARA UNA AUDICIÓN MEJOR

Una cosa hay que tener clara desde un principio: la pérdida auditiva es un problema de salud que puede requerir atención médica. Por tanto, es muy importante no ignorarla.

Si sospecha que padece pérdida de audición o ya se la han diagnosticado, aceptarlo y tomar acciones con prontitud mejorarán su calidad de vida de un modo radical.

Solicite un estudio auditivo gratuito en SAVIS ÓPTICA y AUDIOLOGÍA o acuda a su audioprotesista más próximo, y, lo más importante, no tenga miedo. ¡Estamos para ayudarle!, presentándole la mejor opción en cuanto a audífonos se refiere. Siempre atendiendo a sus necesidades y preferencias. Déjenos aconsejarle.